¿Para qué NO sirve la danza?

Por Mauricio Nava en Missa Brevis
Tuesday, 23 February 2016 00:00

Quiero compartirles un escrito que realicé para mi participación en la mesa redonda con el tema "¿Para qué sirve la danza?" que se llevó a cabo como una de las actividades del 1er. Festival de Danza Contemporánea Unipersonal Cuerpo al Descubierto.


Es así que decidí hacer un ejercicio creativo y hacerme esta pregunta en su opuesto: ¿Para qué NO sirve la danza? y más que una postura ante el tema, me gustaría reflexionar en otro nivel para a su vez generar una gran reflexión y poder provocar y encontrar líneas de acción más claras en donde ya es urgente generar acciones más claras.

Es así que mi aportación pretende provocar y encontrar realidades para alejarnos de solapaciones, palmadas en la espalda y visiones cortas y egocéntricas que hacen que sólo veamos en la danza lo que queremos y creemos ver, y no lo que realmente es y en lo que la podríamos transformar para que entonces sí le encontremos, retomando la pregunta original de la mesa redonda, una auténtica utilidad en todos los sentidos: social, educativa, laboral, sentimental, anímica, y en todos los sentidos, vivencial. Ya cada uno elegirá.
Hay excepciones, muchas, para cada punto expuesto, sin embargo es una realidad generalizada.

...


¿Para qué NO sirve la danza?

La danza no sirve para, después de muchos años de trabajo, trayectoria y piezas creadas, tener un reconocimiento y apoyo en el mismo nivel y valor que el del trabajo realizado. Y que la danza sea reconocida social e institucionalmente como otras disciplinas, así como a sus artistas. Tenemos grandes y reconocidos escultores, pintores, escritores, músicos, arquitectos. Pero la gente de danza y la danza misma no están teniendo el reconocimiento en el mismo nivel. Y no porque no tengamos un arte bello y fundamental en la vida del ser humano o gente de danza talentosa, no es por eso.

La danza no sirve para tener seguridad social, aunque el artista dedicado a la danza sea uno de los tantos que contribuyen a que México sea conocido, reconocido y querido por su arte y cultura, más que por su política o economía.

La danza no sirve para crear, diseñar y proponer al Estado nuevas formas tributarias y equidades en ese campo. Los logros principalmente surgen de otras disciplinas como el cine, el teatro. Y después la danza se suma. Que de hecho no es equívoco el sumarse, pero tenemos la suficiente población en danza, experimentada, inteligente, gestora y talentosa como para hacerlo por voz propia a partir de las necesidades, realidades y particularidades de la danza.

La danza no sirve para ganar dinero suficiente. Es decir, ni más ni menos de lo que mereces por tu trabajo, sino lo justo para vivir tranquilo y cubrir en primera instancia tus necesidades y luego tus gustos. Eventualmente podrás hacerlo si obtienes una beca, un subsidio o una responsabilidad en algún puesto importante, pero no durará mucho. Un año, tres años, cuatro, en algunos casos es probable que más. Pero si llevas 20 años o más en la danza, definitivamente no es equitativo.

La danza no sirve para tener un gremio. O al menos, si lo hubiera, un gremio organizado en el que coincidencias y diferencias no sean tanto un obstáculo como un factor de seudocompadrazgo para decidir quién es aceptado y entra, o quién no a un grupo con las características reales de un gremio. Un gremio que pueda trabajar, luchar y avanzar por mejores realidades y contextos para el arte de nuestra danza y la danza de otros.

La danza no sirve para que de todos nuestros conocidos o colegas o compañeros o amigos en la danza que se dicen nuestros conocidos, o colegas o compañeros o amigos en la danza puedan crear con nosotros y nosotros con ellos afectos reales e incluso amistades reales. ¡Claro! hay honrosas y maravillosas excepciones, pero en algunos casos, un porcentaje de esta amistad está enmarcada por intereses, hipocresías, egos, comparaciones estériles, juicios a la espalda e historiales personales que a manera de historietas solamente logran caricaturizar a nuestro arte ante otros gremios artisticos o, en el peor de los casos, ante la sociedad en general. Entonces, nuestra danza y sus lazos afectivos se debilitan. No porque todos tengamos que ser amigos, sino porque podemos no ser amigos pero sí ser buenos compañeros de trabajo; o buenos compañeros de trabajo y buenos amigos; o solamente buenos amigos.


Pero la danza de nuestro país necesita fortalecerse desde la armonía, la amistad y principalmente el respeto.

La danza no sirve para detener conductas terribles y reprobables como el acoso laboral y el acoso sexual. Como el bullying.
Están presentes en las compañías, en los pequeños grupos, en las escuelas, en las academias.

La danza no sirve para detener la intromisión en las vidas personales de todos los que nos dedicamos a la danza. Desde los funcionarios, pasando por bailarines y coreógrafos, hasta escenógrafos, iluminadores, vestuaristas, productores, etc., incluso hasta en la de familiares de éstos, apartados de escenarios y contextos que tengan que ver con el arte. Esas intromisiones en la intimidad y en las vidas personales en lugar de las intromisiones y críticas a las obras y productos artísticos, son un verdadero cáncer en la danza de México.

La danza no sirve para evitar envidias y que la envidias lleven a mal hablar o en el peor de los casos, a coartar el avance de algún compañero en la obtención de algún apoyo, la programación en algún foro, la selección para algún proyecto, la obtención de algún puesto en la educación o administración de la danza.

La danza no sirve para dar un lugar reconocido a bailarines, coreógrafos y a todos los demás valiosos artistas que ayudan a producir una pieza de danza o a madurar y posicionarse a alguna compañía, y que tienen años, muchos años trabajando.
Al contrario, muchas veces, con sus honrosas excepciones como en este festival  y otras iniciativas de festivales o instituciones (pero son las menos), se les segrega, se les hace a un lado como una especie de mueble que sirvió pero ya no. Inclusive esta especie de discrimimación  proviene de los más jóvenes, de los que tienen la mitad de la mitad de la mitad de años que ellos trabajando.

La danza no sirve, en su opuesto, para dar oportunidad a los más jóvenes para desempeñar una responsabilidad mayor. O estar en un proyecto, puesto o foro de gran importancia. Y esta especie de discriminación proviene, en la gran mayoría de los casos, de los que tienen el doble del doble de años que ellos trabajando.

La danza no sirve para generar nuevos públicos. La danza principalmente se exhibe y se regodea entre la misma población de danza.
La prensa no le hace caso. Los espacios noticiosos, electrónicos y escritos, incluso los dedicados a notas o reportajes culturales eligen a otras disciplinas y menos, mucho menos a la danza.  Hemos sido salvados por iniciativas y proyectos pioneros como Danzadance, Danzar,  Danzanet, Streamingdance; y otros más recientes igualmente valiosos como Fluir, Hashtag, etcétera.

La danza no sirve para querer cambiar o incidir en la realidad de nuestro país. Es más, no nos vayamos a lo macro sino a lo micro, a lo cercano. No sirve para querer cambiar o incidir en nuestra colonia, en nuestra familia, en nuestro grupo de amigos, en nuestra compañía o agrupación, en nuestra escuela, en nuestras propias vidas.


Estamos llenos de proyectos y productos que buscan todo menos eso. Que aunque es válido que se pueda buscar el posicionamiento, el reconocimiento, el dinero, la oportunidad, o el reflector, definitivamente necesitamos de otros detonadores. Nosotros y nuestro país, la cruda y triste realidad por la que está pasando nuestro bello y maravilloso país necesita que desde nuestra profesión, en este caso la danza, cambiemos e intervengamos positivamente en la realidad. Necesitamos que nuestra danza no sólo cambie la forma de nuestro país sino su contenido.

Hagamos todo lo posible, hasta su última consecuencia para que la vida involucre a la danza, para que la danza involucre a la vida, y que la danza tenga vida y que la vivamos, y hagamos vivir a la danza.

Mauricio Nava
CDMX
2016

7 comentarios

  • Escrito por : Francisco Gómez Lemus | Friday, 04 March 2016 06:29

    Saludos Mauricio Nava. Muy amable en responder a los comentarios. En cuanto al mío, mi objeción fue porque el título del artículo no me pareció el más apropiado y/o acertado (esperaba leer otra cosa). Pero eso es una opinión personal. Con respecto a lo que planteas en tu comentario y el artículo en sí, ciertamente habría que analizar lo que entendemos por “servir”. ¿Es el uso, la utilidad, la función?

    Innegablemente, la danza sirve para danzar (o bailar). Pero la danza, los que bailan (o danzan), los que hacen las danzas… ¿qué uso, utilidad o función tienen en la sociedad? La problemática que expones en tu artículo no es privativa de la danza, sino del Arte (así, con “A” mayúscula) en general. Y pienso que varias de las situaciones que planteas no tienen mucho que ver con la danza en sí, sino con el medio. No solo el medio dancístico ni el artístico, sino el medio social. La sociedad. El Sistema, pues (“Sistema”. Así, con “S” mayúscula). Quizás sea éste el que ha hecho que la gente en general y hasta algunos artistas piensen que el arte no sirve para nada.

    Soy todo, menos romántico. Pero sí creo que si dejamos de ver a la danza como una cosa que tiene que “servir” para algo dentro de la sociedad, y empezamos a ver las cualidades intrínsecas que tiene, entonces el medio puede transformarse. Es decir, primero ocuparse de lo que uno hace y luego preocuparse del medio.

    Valiosa tu opinión pues hace reflexionar. ¡Hay tanto en que pensar! Un abrazo a ti y toda la comunidad dancística y artística en general.

  • Escrito por : Mauricio Nava | Saturday, 27 February 2016 01:40

    Hola Francisco Gómez Lemus y Sofía Alcalá, incluso Juan Reyes (a quien no tengo el gusto de conocer, si es que realmente se llama así, y de quien sus comentarios son difamatorios [preocupante estas actitudes y ataques acéfalos]), les comparto algo adicional: Mi escrito es una especie de ensayo en el que resalto aspectos negativos de la danza en general, no en particular de alguna zona o región del país. Por qué negativos? No porque no haya positivos y muchos! sino porque decidí que mi aportación en la mesa redonda debería de ir más allá que sólo hablar de aspectos funcionales, positivos y hasta lindos de la danza, pues caería en la clásica vuelta en la rueda de hámster que nos tiene frenados en muchos aspectos hablando sólo de lo bello que es disfrutarla, vivirla, sentirla, generarla, crearla, enseñarla, etc. He hablado muchas veces de lo positivo y funcional de la danza y lo he compartido con colegas, alumnos y personas alejadas de la danza, y sé bien que hay gran cantidad de programas, proyectos, intercambios, redes, festivales, muestras, escuelas, obras, compañías, colectivos, etc., etc., tanto independientes como institucionales que hacen que la danza sí sirva para muchas cosas. Sin embargo y como lo especifico al inicio de mi escrito, es un ojo crítico y provocativo; es un ejercicio en el que trato de nombrar lo negro que hay en la danza para en su caso resaltar y distinguir lo blanco, por decirlo de alguna manera. Y trabajar entonces sobre los aspectos negativos que cada uno identificará en su entorno, realidad y contexto específico, dejando a un lado los regodeos, aplausos, levantadas en hombros, listas personales de triunfos, etc. Cada uno se identificará con algunos, con todos o con ninguno de los aspectos citados. Pero es una realidad generalizada que no podemos negar, y no sólo en la danza contemporánea. Yo mismo me identifico con algunos de los puntos y no con otros. Pero el hecho de que con algunos no tenga una experiencia personal no indica que desconozca que sí existen. Nunca me han robado un automóvil, pero eso no me lleva a desconocer que el robo de automóviles es una cruda realidad en nuestro país, en todo, y que habría que hacer algo urgente al respecto, pues si me mantengo pasivo, ajeno y descuidado, en algún momento la cruda realidad de otros, puede ser mi propia realidad.

  • Escrito por : Francisco Gómez Lemus | Thursday, 25 February 2016 21:32

    Interesante el artículo, aunque no dice para que sirve (o no) la danza, sino que aborda algunos problemas del medio. Es decir, si la danza sirve (o no) para mejorar la condición física, la danza seguirá sirviendo (o no) para mejorar la condición física, aun cuando cambien todas las situaciones que se mencionan.

    Referente al texto en sí, estoy en desacuerdo con muchos de los asuntos que se plantean. El punto de vista es subjetivo. De acuerdo a mi experiencia, sí hay hermandad y compañerismo. Sí se puede vivir con dignidad de la danza y sin criticar a los compañeros de gremio. Por supuesto, mi opinión también es subjetiva. Me parece que cada quién narra su historia según como la vive...

  • Escrito por : Cynthia Shmulkovsky | Thursday, 25 February 2016 03:49

    La danza no sirve para muchas cosas pero no por sí misma. No sirve por quienes no saben hacerla funcionar, por quienes la dejan en segundo plano, la descuidan y no buscan su desarrollo ni reconocimiento ante la sociedad.

    Para pensar, re-pensar, reflexionar y sobre todo ACCIONAR.

    Y sí... Sonará optimista pero somos comunidad y ojalá actuáramos así aunque sea para solucionar.

  • Escrito por : nombre Sofía Alcalá | Wednesday, 24 February 2016 06:07

    Mauricio, la danza tampoco te sirvió para aprender a escribir; porque no te das a entender. Pobre de ti.

  • Escrito por : Omar Francisco Armella R. | Wednesday, 24 February 2016 02:34

    Estimado Maestro Mauricio Nava. Que interesante y fuerte su articulo, una perspectiva compleja de movimientos y recomposiciones pero ciertamente es valioso recordar que tambien los tiempos de crisis son tiempos de oportunidades. Te agradezco tu fanqueza. Atte. Omar F. Armella.

  • Escrito por : Juan Reyes | Wednesday, 24 February 2016 02:08

    La danza no sirve para ganarte una beca y estafar a tus bailarines, no pagandoles lo justo, no es así Mauricio???

    Este comentario es para no hacernos santos por algo que no somos, como decimos lo que no funciona, si nosotros mismos somos parte de eso que no funciona.

Deja un comentario:

Asegúrate de llenar todos los campos , el código HTML no está habilitado

home