END 2016 Día 6: Pablo Madrigal, Lagú, Solos en tránsito, Ceprodac, A Poc A Poc

Por Fabián Guerrero en México
Tuesday, 07 February 2017 00:00

Viernes 9 de septiembre de 2016. Penúltimo día del Encuentro Nacional de Danza. A estas alturas más gente se conoce, hay nuevos acercamientos, y a pesar de ser casi el final del Encuentro de este año, nueva gente va llegando debido al fin de semana.

Quienes llegaron temprano, encontraron clases magistrales de Gabriela Medina y Claudia Lavista, además de los talleres que permanecieron durante todo el Encuentro. Quienes optaron por actividades académicas, pudieron atestiguar la última sesión del Coloquio Latinoamericano de Investigación y Prácticas de la Danza, que consistió en una reunión plenaria con todas y todos lxs participantes del Coloquio, en un intercambio de impresiones y evaluación de las actividades.

Al término de esta actividad, en la misma Sala CCB se dio una mesa de presentación de publicaciones de danza. En la mesa estuvieron presentes Laura Rocha, Javier Contreras, Jorge Izquierdo, Ximena Monroy, Roberto Aguilar, Marisa de León, Arturo Garrido y Mauricio Madrigal, quienes presentaron respectivamente los libros Barro Rojo: El camino, Cuaderno de Josep o Del naufragio, 01 Memoria histórica de la videodanza, Calendario Danzaria, Espectáculos escénicos. Producción y difusión, ¿Para qué seguir bailando?, Coyote del olvido y Hacia una danza de incesantes contrarios. Si bien sigue siendo baja la producción editorial en danza, podemos ver que van apareciendo materiales para la comunidad. Los contenidos de los libros serán tratados en otro texto que pueden leer aquí.

La particularidad de esta mesa es que estuvo dedicada al recientemente fallecido Pablo Madrigal Clavelina, quien no sólo fue coreógrafo y bailarín. Dentro de su producción y legado se cuenta la edición-compilación del libro Anatomía de la privatización: vigilando el cuerpo. De esta manera, esta labor editorial dio pie para recordar y hacer presente a Pablo Madrigal. En la mesa estuvo presente su hermano Mauricio (y en el público y mamá y su papá) para hablar de un libro que dejó inconcluso y que pronto será publicado por la Coordinación Nacional de Danza, bajo el nombre de ¿Para qué seguir bailando? Un libro-manual que estaba haciendo con un historiador y que busca mostrar algunos bailes que se dan en antros, con instructivos y videos de cómo bailarlos.

Resultado de imagen para pablo madrigal clavellina

En la mesa también estuvo presente Alicia Sánchez, quien hizo un recuento del trabajo y obra de Pablo, hablando de sus búsquedas para acercarse de otras maneras a lo coreográfico, entre las que estuvo lo editorial. Un momento bastante emotivo fue cuando pusieron la grabación de una entrevista donde Pablo hablaba de este libro. Así, fue una pequeña presentación el libro en voz de su compilador quien se hizo presente entre nosotros. Un pequeño homenaje bajo la necesidad de nombrarlo y hacerlo presente. Aquí dejamos una pequeña grabación de ese momento y una entrevista con DanzaNet:

 

 

Agite y sirva

Después de ese homenaje y de la presentación de los libros, la misma sala alojó al Festival Agite y Sirva, que en presencia de su directora Ximena Monroy, presentó una proyección de la selección oficial, donde tuvimos oportunidad de ver los trabajos ganadores del Premio de Videodanza Agite y Sirva, cuyos protagonistas participaron en una mesa al terminar la proyección.

Los ganadores de este año fueron:

TERCER LUGAR: D i a g r a m a, de Gabriela D. Ruvalcaba-Denisse Cárdenas-Lourdes Roth, Puebla, México, 2015.

Ausencias José Arteaga-Marién Luévano, Ciudad de México, 2016.

SEGUNDO LUGAR: Contrivance, de Cyntia Botello-Fergus Byrne, México-Suecia, 2016

PRIMER LUGAR: Strophe. A man’s existence, Aimée Duchamp-Aladino Blanca, México-España, 2015.

MENCIÓN ESPECIAL

In contra, de Cris Castillo-Mizraim Castro-Daniela Briones-Bryan Iván Mendoza, Chihuahua, 2016.

MXAKI, de Octavio Iturbe-Hiroaki Umeda, México-Japón, 2015.

Atarashii hi, de Cristina Maldonado, México-República Checa, 2015.

 

Al mismo tiempo, en la Glorieta de la estación Insurgentes del metro, la Compañía Nacional de Danza Folclórica, bajo la dirección de la maestra Nieves Paniagua, daba una muestra de las Danzas y bailes de México, “un recorrido dancístico y musical por distintos estados de la República mexicana”. Los transeúntes y público asistente pudieron ver una muestra de la “diversidad y riqueza cultural de nuestro país por medio de sus tradiciones. Pasando por zonas típicas como la Huasteca y la Tarahumara, y por estados emblemáticos como Jalisco, Chiapas, Nuevo León, Oaxaca, Michoacán y Veracruz”.

 

Lagú Danza

Y con el sol a plomo, lxs asistentes al Centro Cultural del Bosque se fueron acomodando en las gradas de la plaza Ángel Salas para presencial la adaptación de Moby Dick, clásico de la literatura creación de Herman Melville. Esta escenificación del clásico literario estuvo a cargo de Lagú Danza, con dirección y coreografía de Erika Méndez. 

Méndez nos presenta una obra que busca estimular la lectura a través de la narración de la historia de estos marineros que van en busca de Moby Dick, la gran ballena que arrancó la pierna al capitán Ahab. La manera de presentarlo es a través de un niño que abre el libro y conforme comienza a leerlo van apareciendo los personajes. Así él es testigo y partícipe de las aventuras de estos marineros, por lo que es también una obra que tiene a la imaginación como personaje principal.

Moby dick ilustra muy bien esa cualidad que existe tras la lectura: la cualidad de ponernos en los zapatos del otro, de ser empáticos al convertirnos en los personajes que estamos leyendo. De esta manera, lo que vemos es en parte lo que está pasando dentro de la cabeza del lector. Y ahí viven muchos personajes: reyes, sirenas, piratas, bailarinas, peces, un sombrerero loco (brincó de cuento, pero en la imaginación todo se vale), y por supuesto, marineros, el barco, el mar y la gigantesca ballena. Y la interacción entre estos personajes se da entre batallas, persecuciones, saltos, giros.

Lagú danza nos presentó una obra muy divertida, bien adaptada y que mereció varios aplausos de pie por parte el público asistente.

 

Solos en tránsito

El día 8, 9 y 10 de septiembre presenciamos una edición más del Festival Solos en Tránsito, proyecto de Rafael Rosales, cuyo objetivo es llevar la danza contemporánea a través de intérpretes/coreógrafos de amplia experiencia, nivel y trayectoria en el ámbito artístico nacional y con experiencias en el plano internacional.

Los y las artistas seleccionados fueron Stephanie García, Amada Domínguez, Mary Patricia Koyack, Roberta Grijalva, Rafael Grijalva, Mijail Rojas y José Roberto Solís. En todos los casos vimos solos, excepto en el caso de Roberta Grijalva, quien hizo un dueto muy entrañable con Giuliana, una niña de unos 6 años de edad, quizá.

En los días de duración de este Festival vimos artistas consagrados que mostraron las capacidades que brinda la madurez en cuanto a definición de un lenguaje. Todas y todos presentaron obras cortas, de unos 10 minutos aproximadamente. Lo curiosos es que en los tres días de festival se repitió programación y obras, por ejemplo, Roberta Grijalva y Mijail Rojas se presentaron los tres días con la misma pieza, ¿será por cuestiones presupuestales? ¿a qué se debe esa repetición de programas?

 

 

Ceprodac

La fila para entrar al Teatro Orientación llegaba casi a la esquina del Centro Cultural del Bosque. Si te parabas en la puerta del teatro no podías ver dónde terminaba la fila de gente que quería entrar a ver al Ceprodac que ese día estrenaría Hábitat.

El Orientación es de los teatros más grandes (o el más grande) del CCB, pero fue insuficiente, quedó rebasado ante la enorme asistencia.

Hábitat inaugura un ciclo del Ceprodac donde se dará oportunidad a coreógrafos jóvenes de montar obra en el Centro, un Laboratorio de coreografía emergente. Según explicó Eleno Guzmán al terminar la función, se abrirá una convocatoria para poder formar parte de este proyecto. En este caso, Sergio Anselmo Orozco, Cheche, quien forma parte del elenco del Ceprodac hizo la coreografía que se presentó esa noche. No es nada improvisado en este tema pues anteriormente ha montado coreografías con Barro Rojo.

Así, Cheche nos plantea una pieza que es a la vez un experimento social y un espejo. Un grupo de personas-peces metidos en una pecera. ¿Qué pasa si ponemos a un grupo de personas en el mismo sitio? Cual reality show miramos a cada uno de los personajes que a pesar de estar acompañados, revelan sus soledades, sus obsesiones. El escenario aumenta esos detalles en la personalidad de quienes están ahí, como una lupa. La pieza se va construyendo a partir de cuadros, donde quizá el común denominador, pues no hay narrativa, es la condición depredadora de los humanos. Aunque hay diálogos y momentos de franco humor, de sátira, de burla donde por ejemplo se revela la condición alienante de la televisión, en el fondo la obra tiene un tinte de soledad, de incomodidad en la relación con el otro.

La interpretación sobresale, aunque como detalle hay una parte en que Rebeca Portillo habla al público y hace preguntas, un niño le respondía y la bailarina ya no interpelaba al niño, sino que seguía con su diálogo. Faltó flexibilidad y colmillo para enfrentar la situación. Eso como detalle, pero en general los bailarines son de primer nivel. Otro acierto fue la manera en la que cambiaban los espacios con cintas tipo maskin tape, creaban puertas, cuadros. Pequeño recurso que modificaba los espacios. También resalto la construcción de personajes, sabíamos muy bien quiénes eran y su carácter y personalidades. Buen futuro para este coreógrafo.

 

Y para terminar la jornada, A Poc A Poc presentaría su Memoria de un pez rojo cuya reseña pueden leer aquí, y El Cuerpo Mutable tomaría la plaza Ángel Salas para mostrar de nuevo sus Escaparates. Aquí pueden leer el texto que Ricardo Álvarez escribió de esa pieza:

 

Deja un comentario:

Asegúrate de llenar todos los campos , el código HTML no está habilitado

home