Clausura EMDCM: entre el humor y la denuncia

Por Johana Segura y Fabián Guerrero en México
Saturday, 04 June 2016 00:00

Noveno y último día de Festival, 17 compañías han subido al escenario, un homenaje a Jaime Sierra, una plática sobre danza, un taller y laboratorio coreográfico, y aún faltan tres grupos por ver. Hoy es la clausura del Encuentro Metropolitano de Danza Contemporánea de Monterrey, una gran fiesta y pretexto para el encuentro. Nuestra visión general del festival la presentaremos en otra entrega que pronto estará circulando por aquí.

El enorme Teatro de la Ciudad de Monterrey luce casi lleno. Esto es muy satisfactorio pues no sólo da una enorme alegría ver un teatro lleno, sino que esto se refuerza cuando el mismo día a la misma hora, el equipo de futbol de la ciudad juega la final en su estadio (en la macroplaza, donde se ubica el teatro preparan una gran fiesta). Para una ciudad tan futbolera y apasionada de este deporte, el que cientos de personas decidan ir a la danza a esa hora es algo notable y que no puede dejar de mencionarse. ¡Gol!

Tres compañías se presentaron: la compañía Hombres, de Víctor Burgoa; Arte Móvil Danza Clan, bajo la dirección de Judith Téllez, y la Compañía Sunny Savoy. Estas últimas,  maestras y dignas representantes de la danza nacional.

La clausura inició con Arte Móvil Danza Clan con la obra El extraño retorno de la collezioni internazionale per La l’upita.com, una propuesta fresca, ligera en cuanto al tema, transparente y entendible para el espectador. Una danza colorida de corte vintage cargada de humor. Y aquí su acierto: en una escena tan solemne, tan proclive a la seriedad, al drama, el humor resulta tan refrescante y necesario, como poco abordado. Judith Tellez (quien creó y dirige la compañía desde 1989) presentó la historia de tres mujeres: una diseñadora de modas, su asistente y una viuda que es rescatada de su depresión por las modistas. Los tres personajes están bien trazados y tienen una personalidad clara, sabemos quiénes son y qué representan. A éstas las acompañaron cinco bailarines más para quienes se montó una secuencia de desfile de modas que si bien fue divertida terminó siendo algo larga y repetitiva. Vimos una danza sin virtuosismo ni grandes saltos, pero bien bailada. Una obra que requiere mucha interpretación, gesticulación, que roza lo teatral con música lounge y órganos moog que nos remitió a las obras de Foco al Aire (al menos a Idea de una pasión). Una propuesta que se parece poco a las presentadas durante todo el festival en cuanto al tema, a la manera de abordarlo, la estructura o la danza misma. Una obra enriquecida que la saca de cierta estética local y que muestra un claro lenguaje de Judith Tellez y una búsqueda muy específica que le ha dado su particularidad.

 

ARTE MÓVIL DANZA CLAN

 

También se presentó la compañía Hombres Danza Contemporánea con Prejuicios, obra que inauguró el EMDCM (desconocemos los méritos de la compañía para abrir y cerrar un festival con la misma obra); en esta ocasión pareció que, en una semana, la obra creció, evolucionó, se trabajó, cambió, en consecuencia, mejoró (o en la inauguración sólo se presentó un fragmento que dificultó la comprensión total de la obra, aquí pueden leer la reseña de ese día). El director se apoyó en un audio que narraba lo que los bailarines expresaban con su cuerpo, sus sentimientos al ser juzgados por gordos, no tener senos-“estar plana”, ser homosexual, etc. Tal vez un recurso que para muchos podría llegar a ser “tramposo” o demasiado simplista; sin embargo, es claro que la intención del coreógrafo es que su trabajo sea transparente para el público. El mensaje por encima de la danza. Un recurso válido cuando se trabaja un tema que necesita ser entendido y reflexionado por todos: “la discriminación y el entendimiento del otro”. Es importante mencionar que gran parte del público terminó conmovido, ovacionando de pie y algunos hasta con lágrimas en los ojos. Cuando una danza logra tocar los sentimientos del espectador, acercar y crear nuevo público para la danza, deben ser reconocidos el trabajo y la labor; sin embargo, queda la duda ¿se sostendría la obra sin texto?, ¿el cuerpo y la danza por sí mismas bastarían para transmitir el mismo mensaje? Otra condición que hay que resaltar y destacar es el manejo que el director tiene sobre 31 bailarines en escena. ¿Cómo logra David Burgoa trabajar con tanta gente?, ¿cómo los coordina para un ensayo?

Es difícil ya ver compañías tan grandes. Es impactante ver tanta gente bailando, gritando. En esta obra podría justificarse la cantidad de personas que participan (pues evidencian el peso de lo social sobre la persona), pero más allá del reto que represente coordinarlos y convocarlos, la dificultad estará en darle movilidad a la obra, no por su tema sino por la extensión de la compañía. Enorme reto.

 

HOMBRES DANZA CONTEMPORÁNEA

Por último se presentó Sunny Savoy con su compañía. Código postal 7 fue la propuesta que la maestra eligió para cerrar el festival. El programa nos dice: “Uno de los sitios trágicos en nuestra historia como país. Una fosa llena de cuerpos que no sabes cómo fueron a parar ahí […] Este código postal 7, ahí donde siempre recordaremos a los 43”. Esos 43 que siguen retumbando en nuestras conciencias, esos 43 estudiantes que siguen dando rostro a miles de desaparecidos, y esos padres y madres que continúan la búsqueda de sus hijos y de justicia. No olvidemos que tres días antes de esta función, los padres y las madres estaban en otra jornada de protesta en las embajadas de la ciudad de México a 20 meses de la desaparición de sus hijos.

Muy probablemente ellos no lo sepan, pero a 705 km en línea recta hacia el norte, una mujer que llegó hace poco más de 30 años a México, recordaba a sus hijos con su danza, y con ésta reforzaba esa memoria colectiva tan endeble que tenemos, esa capacidad tan arraigada de olvidar rápidamente todo aquello que sucede a nuestro alrededor: olvidamos los fraudes, la corrupción, las masacres, las burlas de la clase política, etc., pero jamás olvidamos un chisme, por ejemplo.

El programa dice: “Cuerpos en una fosa, una historia que se repite”. Y esa es la imagen con la que inicia y culmina la obra: cuerpos apilados, recurso que ya hemos visto en otras propuestas, pero que es inevitable no retomar, pues la realidad es muy contundente al respecto. La iluminación es totalmente roja. Seis cuerpos en el piso, uno sobre otro. Ayotzinapa, San Fernando, Acteal… esos días se descubrió una fosa clandestina en Tetelcingo, Morelos, de la cual han exhumado 119 cuerpos. “Una historia que se repite”. El horror. La maldita realidad gritándonos su crueldad mientras estamos bien acomodados en el teatro, mirando el celular, tomando fotos, pensando en la reseña, en si los Rayados serán campeones del fut, en lo chingona que se ve la luz, en qué cenaremos, el calor y tantos etcéteras. Una hermosa burbuja dancística toda la semana, burbuja que ese día reventó con la crudeza de los cuerpos apilados bajo una intensa luz roja.

Después la separación de esos cuerpos, sin levantarse y cada uno con un cirio. Código postal 7 es una danza de penumbras, los que eran cuerpo buscan, se aferran a esa luz tenue que apenas alumbra un camino. Sunny Savoy nos mete en la piel de ese cuerpo sin cuerpo. La obra se apoya fuertemente en la iluminación. Aquí hay un gran trabajo de los iluminadores: Pepe Cristerna, Malcom Vargas y Sunny Savoy; de hecho podemos ver a un personaje que manipula manualmente las luces. Aquí la iluminación logra que la pieza sea impersonal, desaparece los rostros. Por ejemplo, una parte donde los bailarines están parados, los focos-cirios están a la altura de sus rodillas, eso hace que veamos sus cuerpos, pero no sus rostros. ¿Quiénes son esos desaparecidos? ¿Quiénes serán? Aplasta la idea de que fuimos y seremos todos, que esos desaparecidos somos nosotros también y que la comodidad de la butaca puede terminar en cualquier momento. Sobre nosotros esa sentencia: “una historia que se repite”. Demoledor, pero necesario que alguien nos lo recuerde.

COMPAÑÍA SUNNY SAVOY

Así, entre la alegría y el color de Judith Téllez y su Clan y la denuncia de Hombres y la Compañía Sunny Savoy, la XXXI edición del Encuentro Metropolitano de Danza Contemporánea de Monterrey llegó a su fin.

Agradecemos infinitamente la invitación y la hospitalidad. El espacio queda abierto para seguir platicando y compartiendo.

....

FOTOS INTERIOR: Gen Gibler Photography

 

GALERÍAS DE FOTOS:

 

Arte Móvil Danza Clan-El extraño retorno de la collezioni internazionale por La l'upita.co
HOMBRES-Prejuicios
Cía. Sunny Savoy- Código Postal 7

 

Deja un comentario:

Asegúrate de llenar todos los campos , el código HTML no está habilitado

home