Asalto en el Palacio [30 años de Asaltodiario]

Por Fluir en Cafe Müller
Wednesday, 19 July 2017 00:00

1987 fue el año que vio nacer a Asaltodiario. 30 años después, la compañía lo celebró en el máximo recinto del país: el Palacio de Bellas Artes.

Merecido reconocimiento para una compañía forjada en el concreto, vinculada con las causas sociales y con una firme convicción de llevar la danza a quienes, por ejemplo, no pueden acceder a espacios como Bellas Artes. Una compañía con grandes aportaciones a nuestra danza.

"Al Palacio por Asalto" fue el nombre de este programa de aniversario con el que subvirtieron la normalidad de ese espacio "sacro" para ciudadanizarlo y politizarlo.

Compartimos un texto de Javier Contreras, que formó parte del programa de mano:

Asaltodiario / Al Palacio por Asalto 

Asaltodiario o sobre la obstinada congruencia

¿Qué puedo decir sobre Asaltodiario?
Los recuerdo hace ya varios lustros irrumpiendo en la explanada del Hemiciclo a Juárez con una intervención perfomática dancística (en ese momento no sabíamos que ese tipo de propuestas escénico-políticas se nombrarían así), elaborada en los criterios y apuestas estético-políticas del teatro invisible, en la que la súbita aparición de un pordiosero bailarín -un hombre del alba- concitaría la solidaridad ciudadana ante la acción punitiva de la policía que pretendía apresar a ese dancístico poeta del desamparo. Los recuerdo también bailando-encarnando a una pareja de jóvenes plebeyos desclasados y chemos que transformaban los asedios de la cultura tanática en un canto radical de dignidad y de amistad. Los rememoro en la manifestación que recordaba los veinte años del dos de octubre en una acción escénico política que integraba artes circenses, danza y perifoneo, que buscaba hacernos reflexionar sobre los modos en cómo se producen los hábitos de sumisión de nuestra sociedad. Los rememoro con una obra abiertamente a favor de la civilizatoria revuelta zapatista, presentada en el marco del Premio INBA-UAM, en la que le pedían al público manifestarse con respecto a las implicaciones éticas y sociales del movimiento indígena. Los veo bailando-interviniendo en un cruce peatonal, en el tiempo que dura la impaciencia de un semáforo, para problematizar nuestra conciencia ecologista. Los veo impartiendo talleres a niños y niñas en situación vulnerable. Los encuentro impulsando proyectos educativos artísticos alternativos en Oaxaca. Los veo obstinados luchando, creando, reflexionando, dialogando con y retando a la inteligencia de los ciudadanos y ciudadanas de a pie, sus pares, nosotros.

¿Qué puedo decir sobre Asaltodiario? 
Que son un grupo de artistas de la danza que arraiga su trabajo en la voluntad de congruencia y en la disputa con la pertinencia del lugar social asignado. En nuestra muy desigual sociedad, los artistas de Asaltodiario son esfuerzo, empeño, compromiso, audacia para descolocarse de las posibilidades estrechas que el sistema capitalista patriarcal mexicano nos ofrece como “destino” ineludible a todos y todas quienes no pertenecemos a los ámbitos privilegiados. Estos recorridos que se quieren obligatorios van de la cotidianidad a lo macropolítico, pasan por la afectividad y la enunciación simbólica, tocan lo corporal y los usos del tiempo. A esta contradictoria y desigual complejidad social es a la que artística y políticamente los integrantes de Asaltodiario se enfrentan y problematizan. ¿Quién tiene derecho a la ciudadanía cabal? ¿Quién tiene derecho a la justicia? ¿Quién a decirse “artísticamente”? ¿Quién a bailar? Responden: todo el que así lo quiera, la democracia será si es también ampliación del derecho a nombrar y nombrarse.

¿Qué puedo decir sobre Asaltodiario?
Que desde sus inicios sus integrantes decidieron no apegarse a la resignación y asumir los amplios retos de la autonomía de enunciación. En este empeño han experimentado con diversas discursividades (desde el teatro invisible a la danza escénica para foro tradicional, pasando por la intervención urbana efímera y la danza instalación) que siempre han tenido como eje la evidenciada relación con los espectadores. Hace un buen rato que prescindieron de la cuarta pared. Esto es así porque los y las integrantes de Asaltodiario buscan establecer con sus receptores una situación de pares, un vínculo de ciudadanos a ciudadanos. Es llevar al territorio de la estética una decisión ético-política: la de construir juntos y juntas la casa común. Y esta decisión es, sobre todo, una apuesta afectiva: son corazones dignos escuchando los corazones hermanos. Es asumir asumir que somos corazones hermanos. Es pelear para darle su lugar al privilegio de la ternura como regalo compartido.
Saludo y celebro a los y las Asaltodiario.

Asaltodiario / Al Palacio por Asalto 

Otro texto básico para entender el aporte de Jaime Leyva, Miguel Ángel Díaz, Claudia Vázquez y otrxs tantxs bailarinxs que han pasado por sus filas, es este texto de Héctor Garay: Asaltodiario, tres décadas.

Enhorabuena por 30 años de lucha, consciencia y danza.

FOTOS: Emiio Sabín Asaltodiario / Al Palacio por Asalto

Asaltodiario / Al Palacio por Asalto

Asaltodiario / Al Palacio por Asalto

Asaltodiario / Al Palacio por Asalto

Asaltodiario / AL PALACIO POR ASALTO.

Asaltodiario / Al Palacio por Asalto

Asaltodiario / Al Palacio por Asalto

Asaltodiario / Al Palacio por Asalto

Asaltodiario / Al Palacio por Asalto

 

Y las palabras de Miguel Ángel Díaz antes de develar la placa por el XXX aniversario:

 

Y una charla de Miguel Ángel Díaz con Cuauhtémoc Nájera en el pasado #END17

 

Deja un comentario:

Asegúrate de llenar todos los campos , el código HTML no está habilitado

home